lunes, 28 de noviembre de 2011

Sobre Prusia (Alemania) y Japón


Sobre el carácter prusiano y su influencia en el carácter alemán es muy interesante el último capítulo del libro de Emil Ludwig: Tres dictadores: Hitler, Mussolini, Stalin. Y un cuarto: Prusia

Fijaros como comienza el capítulo cuarto: "Desde hace más de cien años se asombra el mundo viendo a dos Alemanias que, una junto a otra, atraen y repelen al mismo tiempo, de modo constante, a los contemporáneos. ¿Cómo es posible que del país de Goethe, Kant y Beethoven surjan siempre nuevos ímpetus bárbaros que ya no mancillan a ningún otro país, aun cuando sea de menores rendimientos espirituales? La respuesta es simple: todo lo que ennoblece el nombre alemán en el mundo procede de la Alemania no prusiana. Pero, en cambio, todo lo que se designa como peligro alemán es en realidad peligro prusiano".


Sobre Japón, os recomiendo El Crisantemo y la Espada de la antropóloga de Ruth Benedict escrito en 1946. Todas las descripciones del carácter japonés que se han hecho desde que el Japón abriera sus puertas al mundo van acompañadas de la frase "pero también son...", con una frecuencia nunca empleada al describir otra nación del mundo.

(...)

"Los japoneses son, a la vez, y en sumo grado, agresivos y apacibles, militaristas y estetas, insolentes y corteses, rígidos y adaptables, dóciles y propensos al resentimiento cuando se les hostiga, leales y traicioneros, valientes y tímidos, conservadores y abiertos a nuevas formas, preocupados excesivamente por el "que dirán" y , sin embargo, propensos al sentimiento de culpa, incluso cuando los demás no saben que han dado un paso en falso; soldados en extremo disciplinados, pero con tendencia también a la insubordinación".