miércoles, 3 de octubre de 2012

Alemania, su reunificación y la crisis actual en Europa

(...)

La reunificación de Alemania costó cerca de 2.000 millones de euros de transferencias sociales. Es el ejemplo más patente en el mundo de la mala gestión económica. Un récord que el desastre europeo está a punto de batir. No es de extrañar que los ciudadanos alemanes, que ya tuvieron (y aún tienen) que pagar por la reunificación, hoy se nieguen a seguir rascándose el bolsillo por Europa.

Estoy absolutamente convencido de que la antigua República Federal, sin reunificar, habría sabido gestionar mejor la crisis del euro. Contaríamos con una unión bancaria y presupuestaria y la deuda de Grecia se habría eliminado. La integración europea era la razón de ser en última instancia de la antigua República Federal. La crisis habría sido la ocasión de realizar una renovación institucional de la Unión Europea.

En lugar de la unidad europea, procedimos a realizar la unidad nacional. Cambiamos de capital al mismo tiempo que de cultura política, que ahora se encuentra más cerca de Moscú que de Bruselas, París y Londres. Recuerdo la respuesta que me dio un diputado y alto responsable de la CDU hace unos años, cuando le preguntaba sobre la coordinación de las políticas económicas en el espacio europeo: Alemania no coopera a nivel europeo, sino al nivel del G20, los veinte países más industrializados del mundo. Alemania ya no se considera miembro de la Unión Europea, sino una potencia autónoma, que trata de igual a igual a Estados Unidos, Rusia y China, sin preocuparse por las pequeñas molestias, como los Estados europeos.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? La reunificación alemana hizo que se replegara un parámetro fundamental de la dinámica europea y que se basaba en el equilibrio entre los cinco países fundadores (Alemania Occidental, Francia, Reino Unido, Italia, España). No es casualidad que los británicos hayan perdido todo interés en el proyecto europeo tras la reunificación de Alemania. El desinterés progresivo del Reino Unido no ha hecho sino agravar este desequilibrio.

Alemania representa actualmente más de una cuarta parte de la potencia económica europea, pero odia adoptar una función de líder que jamás ha querido en Europa. La antigua República Federal, que sería un socio como los demás, se habría comportado como Países Bajos hoy, es decir, de forma crítica, pero constructiva.

A comienzos de los años 90, era inconcebible que un día Alemania se desviara del consenso europeo. Este desplazamiento se produjo en parte con la llegada de los responsables políticos de Alemania del Este, como Angela Merkel, que no tenían ningún vínculo personal con el proyecto europeo y se desviaron de la integración europea.

Sin embargo, la integración de la antigua Alemania del Este no basta para explicar esta evolución. En los países occidentales también cambiaron las prioridades. Uno de los motivos es económico. Debido al peso de la reunificación, Alemania adoptó la moneda única con una cotización inflada. El resultado fue que, durante 10 años, la política económica alemana consistió en aumentar su competitividad en lugar de intentar reforzar la productividad del espacio europeo en su conjunto. Ahí está una de las principales causas de la crisis actual. La reunificación de Alemania y la de Europa no van a la par y las dos han salido mal económicamente.

2 comentarios:

María Laguna García. Línea 4, grupo 41 dijo...

Muy interesante este post. Nunca había escuchado este punto de vista económico sobre la reunificación alemana, siempre había escuchado el de la política y mucho más interesante es la declaración del diputado por CDU.

Fernando Ramos Palencia dijo...

María cuando la antigua RFA y la extinta RDA deciden unificarse, lo que necesitan es mucho dinero (el nivel de vida en la RDA era infinitamente más bajo y su tejido industrial estaba totalmente obsoleto). Esto significa que tienen que acceder a préstamos con tipos de interés relativamente bajos para que la economía de la RFA pueden absorber los costes de la unificación. Si de alguna manera se consigue esto (por ejemplo, creación de una única moneda... aunque esto sería más extenso de explicar), este dinero barato también llega al resto de Europa (los países mediterráneos). Esto implicaría el endeudamiento progresivo de las economías del sur (aunque no sólo del sur) y sus pocos incentivos a cambiar su modelo productivo (incluido cambios en la innovación y cambios en la Productividad Total de los Factores).