martes, 8 de enero de 2013

Dónde se invierte el dinero de las pensiones españolas

Casi el 90% (cerca de 60.000 millones de euros) del Fondo de Reserva de las pensiones españolas se invierte en deuda española. El resto (unos 6.000 millones de euros) se invierte en deuda pública procedente de Francia, Alemania y Países Bajos. Podéis comprobar esta información aquí y aquí.

Recordemos que el objetivo de estos fondos es contar con una reserva para hacer frente a posibles déficits futuros en el pago de las pensiones públicas. En otras palabras, se forman sociedades (fondos soberanos de reserva para las pensiones públicas) con el objetivo de gestionar una cartera de activos con el objeto de que la misma pueda compensar eventuales déficits del gobierno que le impidieran cumplir con el pago de las pensiones a los trabajadores retirados.
 

¿Qué hacen otros fondos de pensiones?
 
Según datos de 2008, los fondos de reserva de las pensiones públicas manejan unos 4,5 billones de dólares. El mayor es el estadounidense, con un patrimonio de 2,2 billones; Japón, cuenta con 1,2 billones de dólares; y el de Noruega, con 357.000 millones. El fondo español pasó de 600 millones en 2000 a 45.715 millones en 2007. El fondo australiano tenía 13.600 millones de dólares en 2006 (el año en que fue creado) y, al cierre de 2007, contaba con 50.500 millones. En términos relativos, el mayor fondo es el noruego, que se nutre del ingreso petrolero y representa el 92,5% del PIB de ese país. El patrimonio del fondo de Suecia equivale al 30,6% de su PIB y, en el caso español, el dinero acumulado por la hucha de las pensiones apenas supera el 4,3% del PIB de 2007.Estos fondos de inversión suelen contar con gestores profesionales. En Canadá, Australia, Irlanda y Nueva Zelanda, los fondos se manejan de forma independiente del Gobierno. No obstante, en la mayoría de los países, las instituciones que supervisan la inversión de los fondos cuentan con representantes gubernamentales.

¿Dónde invierten los fondos de pensiones? (con datos de 2008)
El dinero del fondo de EEUU, por ley, se presta al Estado. Por el contrario, Noruega invierte el 100% de su fondo en activos extranjeros. Las inversiones en el exterior representan más del 75% del fondo de Nueva Zelanda. Y los fondos de Francia, Japón y Corea han ido aumentando su inversión exterior. El fondo estadounidense y el español son los que tienen el perfil de inversión más conservador, ya que sólo invierten en deuda pública. En general, casi todos los fondos invierten en bolsa. Irlanda invierte más del 77% en renta variable. Francia, Nueva Zelanda, Canadá y Suecia invierten un 60% del patrimonio de sus fondos públicos en bolsa. Portugal invierte un 20% y Japón y Noruega en torno a un 40%.

Problemas demográficos en España
Según explica Garicano en España existe un grave problema en las cuentas de la seguridad social ya que actualmente hay dos contribuyentes trabajando por cada pensión (prácticamente el límite de lo sostenible). El déficit de la Seguridad Social será de 10,000 millones en el 2012 (del superavit de 9000 millones en 2009) (podéis ampliar información aquí y aquí). Y todo esto sin pensar en el complicado futuro demográfico de España. Para el año 2022, España tendrá 7,2 millones más de personas mayores de 64 años y 9,9 millones menos de ciudadanos entre los 16 y los 64. Por cada diez españoles en edad de trabajar habría seis ancianos y niños a los que mantener, uno más que en la actualidad. Si nada cambiara, en cuatro decenios la denominada "tasa de dependencia" llegaría al 100%, de manera que la relación entre activos y dependientes sería prácticamente de 1 a 1. Las tendencias demográficas llevarían a España a perder un 10% de su población de aquí al 2052. Hoy nacen menos niños que durante la Guerra Civil, cuando la población era un 40% inferior. E incluso que a mediados del siglo XIX, cuando había un 65% menos de habitantes. Con 1,36 niños por mujer, la tasa de fecundidad es tan baja que por cada 2 nacidos se necesitaría uno más para mantener el relevo generacional.
 
Os dejo un vídeo de Sala-i-Martín sobre la garantía de las pensiones en el futuro.