miércoles, 6 de marzo de 2013

EEUU principal productor mundial de petróleo. Fracking. Dependencia (autoabastecimiento) energética de Oriente Medio



Existe la posibilidad de que EE.UU. rebase a Arabia Saudí y Rusia como principal productor mundial de petróleo en 2017 (podéis consultar los datos de la Agencia Internacional de la Energía). Para eso necesitará elevar la producción a 10 millones de barriles diarios. El autoabastecimiento energético podría hacerse realidad. Y con una energía que podría ser un 20% más barata e incentivaría a que las empresas concentren también su producción industrial en EE.UU. (uno de los efectos inmediatos está siendo el nuevo dinamismo del transporte por ferrocarril). ¿Cómo lo podría conseguir? Hacia el año 2004 EE.UU. extraía 111.000 barriles de crudo al día, mientras que en 2011, gracias al petróleo de esquisto, se llegaron a alcanzar los 553.000 de barriles diarios. Como resultado, las importaciones de materias primas en los EE UU cayeron a los niveles más bajos en los últimos 25 años (en este marco se produciría un nuevo.
¿Cuáles serían las consecuencias? La alianza entre Washington y Arabia Saudí podría resentirse (imaginar las implicaciones geopolíticas que Occidente no dependiera del petróleo de los países árabes). China, la gran consumidora mundial, se convertiría en el aliado natural de Oriente Medio y aliada de países como Venezuela o Argentina (dueña de las mayores reservas de gas de esquisto de América Latina). Europa se libraría de la dependencia energética rusa y asimismo EE.UU. dejaría de comprar gas y crudo ruso. Quedaría por resolver la incógnita de Rusia.
Actualmente la fiebre del gas pizarra se está extendiendo por toda la UE. Polonia, Holanda, Austria, Alemania, Suecia y el Reino Unido han realizado prospecciones y se preparan para extraer en cuanto sea posible. En España hay proyectos en País Vasco, Cádiz, Cantabria, Castilla y León y La Rioja, todos ellos, por cierto, con fuerte contestación social. La razón obedece a la técnica de extracción empleada: el fracking. Dicha técnica combina una excavación horizontal y una fracturación hidráulica para liberar el petróleo y el gas atrapado en las rocas. Esto puede contaminar las zonas adyacentes y es probable que la quiebra del esquisto aumente el riesgo de terremotos. Otro aspecto en contra es el considerable consumo de agua que se requiere: entre 7 y 15 millones de litros por pozo.

***
El Consejo de Ministros de España aprobó el 1 de marzo un anteproyecto de ley sobre sistemas eléctricos en el que incluyó un apartado de control ambiental para el fracking con el fin de extraer gas pizarra.
Si queréis saber quienes apoyan e invierten en la extracción de gas pizarra podéis consultar Shale Gas España y ACIEP
***
Para saber más de forma muy entretenida sobre el futuro de la producción energética se puede consultar el blog de Antonio Turiel

Información estadística sobre la producción energética se puede encontrar en la Agencia Internacional de la Energía, la US Energy Information Administration y la Comisión Nacional de Energía, entre otros.

***
El 19 de Abril estrenarán en España Tierra Prometida