domingo, 31 de marzo de 2013

Más sobre el fracking (II)



Os recomiendo el último número de National Geography España. Hay un artículo fantástico sobre los pros y las contras del fracking. Más información sobre este tema en este mismo blog (aquí).

La tecnología para extraer gas natural de arcillas compactadas profundas se perfeccionó en Texas durante la década de 1990, difundiéndose desde entonces a otras áreas con yacimientos más abundantes. En la actualidad más de la tercera parte del gas de EEUU procede de estas rocas. Aparentemente el impacto de la explotación de las arcillas gasíferas parece mucho menor que el de la minería de carbón. De hecho, si se quema gas natural, se calienta nuestra casa, pero si se deja escapar de pozos abiertos por fracturación hidráulica o de la fusión del Ártico, se calienta todo el planeta. Un terrón de hidrato de metano se funde a temperatura ambiente y a la presión del nivel del mar, liberando así el gas inflamable que encierra. Este material solo es estable bajo el lecho marino o bajo el permafrost (capa del suelo permanentemente congelada en las regiones polares) del Ártico, donde existen vastos depósitos.
Interesante, ¿verdad? Fijaros en la foto. Es posible que existan algunos pequeños inconvenientes.
***
Excelente la información gráfica de rtve sobre el fracking!!!!
La noticia aquí.

***
Suecia es el país de la UE que obtiene más energía a partir de fuentes renovables (casi el 50%) y uno de los que emiten menos carbono (consultar la agenda Europa 2020 en materia de energía). La principal fuente de energía renovable es la hidráulica, seguida de los biocombustibles. Kristianstad, ciudad agrícola del Báltico, se ha fijado el objetivo de abandonar totalmente los combustibles fósiles, sobre todo mediante la extracción de biogás rico en metano a partir de los despojos de cerdo, basura orgánica doméstica y otros residuos. Cuando el reactor de biogás está lleno, contiene seis millones de litros de residuos orgánicos, en su mayor parte tripas de cerdo procedentes de los mataderos de la región. Las aspas semejantes a hélices remueven los residuos, facilitando la digestión microbiana y, con ello, la producción de metano. En Kristianstad se utiliza el biogás para generar electricidad y calor, y también como combustible para los coches, los autobuses y los camiones de basura del municipio. El biocombustible producido por las dos refinerías equivales a cuatro millones de litros de gasolina al año.
***
Según recoge Le Figaro y Der Spiegel con fecha 20 de mayo, la UE podría lanzar a corto plazo un estudio sobre la fracturación hidráulica para sentar las bases jurídicas para proyectos de prueba y para sondeos en la extracción de gas de esquisto. Incluso podría regularse a partir de 2013. Según el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, es “necesario proteger los enclaves como el lago Constanza, reserva de agua potable”, pero “tampoco hay que temer en exceso los riesgos” de este método.