lunes, 20 de mayo de 2013

Los problemas del mercado laboral en España (II): ¿Qué es la Economía Sumergida?


Imagen original en Expansión
Cuando viajamos por el extranjero o cuando charlamos y/o chateamos con nuestros amig@s en el extranjero, siempre acaba surgiendo el tema del desempleo en España. ¿Cómo es posible que con más del 25% de desempleo no se produzca una reacción más dramática de la gente e incluso aumenten considerablemente las protestas sociales? Según la última Encuesta de Población Activa del INE existen más de 6 millones de desempleados y 1,906,100 hogares en los que todos sus miembros activos están sin trabajar. Según recoge periodismohumano citando fuentes de EAPN prácticamente 1 de cada 4 habitantes se encuentra con privaciones materiales muy serias (estaríamos hablando de casi 12 millones de personas). Dejando aparte distintos factores socio-culturales, se suelen ofrecer dos explicaciones. La primera hace referencia a la solidaridad familiar. En la actualidad muchas familias españolas están soportando la crisis gracias a la "pensión del abuelo". Se estima que más de 300.000 familias con todos los miembros en paro conviven con una persona mayor que aporta su pensión a la economía familiar. La segunda es la denominada economía sumergida, en la cual me voy a extender. Según la OCDE, la economía sumergida consiste en la producción legal no declarada más la producción de bienes y servicios ilegales (prostitución, tráfico de drogas, etc.). Es decir, no tiene en cuenta la economía doméstica, las actividades ilegales no productivas (robo, extorsión...) y la economía informal (temporeros, trabajadores a domicilio, etc.), que a veces están recogidas en algunos trabajos. En definitiva, la economía sumergida se refiere a cualquier tipo de actividad económica que no tributa. En primer lugar, aparece la economía ilegal que consiste en actividades de tipo criminal: blanqueo de dinero (supone más del 2% del PIB en 2010), narcotráfico (aquí, aquí, aquí y aquí), prostitución, corrupción y evasión fiscal. En segundo lugar, existe una economía más irregular y/o informal que hace referencia a las conductas que buscan evitar el pago de impuestos. Básicamente nos referimos al fraude fiscal y al fraude laboral: contratar trabajadores sin darles de alta en la seguridad social, eludir el pago del IVA, pagar con dinero negro y que por tanto no se declara, etc. Generalmente todos los informes que salen sobre economía sumergida se refieren a este tipo de economía sumergida.

Según un informe de VisaEurope dirigido por el profesor Schneider (1) el porcentaje en 2013 de la economía sumergida en España se sitúa en torno al 18,6% del PIB. Más o menos en torno a la media europea (18,5%). En términos comparativos estamos relativamente lejos de Alemania (13%), Francia (10%) y Reino Unido (10%), pero mejor que otros países mediterráneos como Italia (21%) y Grecia (24%). Y relativamente lejos de Eslovaquia (31%), República Checa, Croacia, Lituania y Estonia (los cuales acumulan en torno al 28% del PIB cada uno). Igualmente las cifras en otros países de la OCDE son sensiblemente bastante más bajas (año 2011): EEUU (7%), Japón (9%), Nueva Zelanda (9,3%), Australia (10,1%) y Canadá (11,9%). Podéis consultar los informes aquí y aquí.

En el caso de España, este porcentaje en torno al 20% es bastante consistente en el tiempo. Según el Instituto de Estudios Fiscales (2), en 1980 el porcentaje se situaba en torno al 15,5%, en 1990 el 19,8% y en 2000 el 20,9% (informe aquí y noticia aquí). Las actividades en las cuales se concentra la economía sumergida tampoco ha variado en exceso: construcción, restauración y comercio.

Original en Expansión
En definitiva, por cada 100 euros que se generan en la economía española hay otros 20 adicionales (que indudablemente son muchos más si consideramos las actividades criminales) que nunca se declaran o nunca tributan. Esto supone una pérdida de impuestos e ingresos muy importante para la economía. Sin embargo, a raíz de los datos disponibles no es del todo evidente que una mayor presión fiscal haga disminuir la economía sumergida y por consiguiente aumente la recaudación fiscal (información completa aquí e informe Tax Research LLP).


Notas importantes:
1. Según Schneider, esto es lo que considera como economía sumergida (shadow economy):
"The shadow economy is the realm of legal business activities performed outside the purview of authorities. It doesn’t include illegal activities and crimes, such as drug dealing, smuggling, money laundering or embezzlement, or household enterprises that, by law, don’t need to be registered with the government".
2. Según el informe de Estudios Fiscales de 2003, esto es lo que entienden por economía sumergida:
"Nuestro trabajo únicamente se centra en evaluar la parcela de la economía sumergida que corresponde a los hechos económicos ocultos de carácter fiscal. Nuestra definición de renta oculta corresponde a aquellos ingresos que por razones fiscales son realizados en efectivo, y al no ser declaradas sus fuentes, permanecen al margen de la contabilidad nacional. Por tanto, no se identifica economía oculta con actividades ilegales, ni con todas las actividades no declaradas, como puede ser el trabajo domestico o las transferencias que se producen en el seno de una familia, sino, únicamente con actividades ilegales desde el punto de vista fiscal, es decir, es el hecho de no pagar impuestos lo que las convierte en ilegales".
***
Histórico de noticias sobre economía sumergida aquí y aquí