jueves, 10 de octubre de 2013

La tragedia de Lampedusa: ¿dónde está la moral europea?

Barcaza naufragada en Lampedusa. Más fotos aquí
El pasado 3 de octubre murieron probablemente más de 300 personas tras el naufragio de una barcaza, con alrededor de 500 personas, en las proximidades de la isla italiana de Lampedusa. Apenas 155 personas lograron ser rescatadas (información aquí y aquí). Tristemente nos hemos acostumbrado a que miles de inmigrantes clandestinos intenten llegar cada año a Europa cruzando el Mediterráneo con resultados muy similares (más aquí). En los últimos años, los conflictos en los países árabes y africanos han incrementado el número de refugiados y migrantes. Tradicionalmente existe una ruta occidental hacia Canarias y España y otra Oriental por Grecia. El aumento de los controles en ambas rutas ha motivado que los inmigrantes opten por el Mediterráneo central (video sobre las rutas aquí): en esta ruta, Lampedusa (muy cerca de Sicilia) está en todo el epicentro. En cualquier caso, todas las rutas se han vuelto más largas, más peligrosas y sobre todo más caras, lo que ha incrementado el número de traficantes de personas. La ingente inversión de fondos por parte de los organismos europeos en los controles fronterizos (véase Frontex: Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores) no ha surtido los efectos esperados.


¿Por qué se produce esta inmigración procedente del continente africano? Fundamentalmente por tres razones: (i) una parte importante de estos inmigrantes son refugiados de guerra que huyen de la violencia y de los interminables conflictos bélicos en sus países de origen (más información sobre posibles conflictos en estas zonas aquí); (ii) según Afrobarometer entre 2011 y 2013 la pobreza (medida a partir de encuestas realizadas en 34 países) no se está reduciendo en África, a pesar de un crecimiento económico medio cercano al 5%; y, (iii) la continua demanda de mano de obra barata en la agricultura (por ejemplo, recogida de la fresa en Huelva), en el sector servicios y en otros servicios informales de los países europeos (en otras palabras, en actividades relacionadas con la economía sumergida y donde ningún europeo piensa trabajar).

¿Qué podemos hacer? Son muchos los economistas que abogan por la libre circulación de bienes y servicios y de capitales ya que esto produce economías de escala y por consiguiente más crecimiento económico. Mi pregunta es muy sencilla: ¿por qué no hacerlo con todos los factores productivos? ¿Por qué no la libre circulación de personas? Insisto si abogamos por la libre circulación de factores productivos, por qué no incluir a las personas que también son un factor productivo (reflexiones sobre este tema aquí).

Original aquí
¿Qué hacemos? Mientras tanto la Unión Europea recibió el premio Nobel de la Paz en 2012, al tiempo que muchos de sus estados miembros sancionan y/o amenazan a sus pescadores si ayudan a los inmigrantes. ¿Cómo es posible que esto ocurra en el continente, con mucha diferencia el más rico del mundo? ¿Cómo es posible que no nos rebelemos contra estas leyes? ¿Cómo es posible que en nuestro país se retire la tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular y se justifique porque dicha medida que "nos pone al nivel de los países europeos"? A los partidos de ideología conservadora no se les espera y por tanto no van a hacer nada, por su parte los partidos de izquierda están más preocupados por la legalización de la marihuana, por realizar una nueva manifestación en contra de EEUU (y el mantra del capitalismo) o por oponerse a lo que digan los conservadores. Os copio textualmente la respuesta del diario alemán Die Welt: "Las fronteras son necesarias y la UE no está siendo inhumana cuando hace frente al flujo de refugiados"..."Obviamente, las imágenes de refugiados africanos ahogados en la costa de Italia son angustiosas"..."Pero atribuirlos únicamente a la responsabilidad de los europeos diciendo que han optado por aislarse es absurdo. Necesitamos fronteras y cada Estado debe tener el derecho para regular la inmigración y el asilo" (el subrayado es mío, mi pregunta sería: entonces, ¿también hay que regular los mercados de capitales y la circulación de mercancías? Creía que para crecer hay que evitar el proteccionismo y las regulaciones en exceso). ... "Los que piensan que esto es insuficiente e insensible deberían introducir fronteras abiertas pero no deberían sorprenderse si Europa es invadida, algo que la gente teme. Adoptando solamente la perspectiva de los refugiados, [...] no se adquiere una visión completa, porque los que aceptan a los inmigrantes o a los refugiados deberían prepararse para hacerlo. Se necesitan reglas tolerables" (más información aquí).

Después de esto me quedo sin argumentos y explicaciones sobre el porqué hacemos las cosas y no nos rebelamos contra situaciones claramente injustas. Bueno... tal vez tenga una idea... os invito a ver este documental basado en el experimento de Milgram (emitido recientemente en La Noche Temática): el juego de la muerte.

P.D. Os paso el siguiente artículo donde se señala que Lampedusa merece el Nobel de la Paz por la forma en la cual sus habitantes ayudan a los inmigrantes que llegan por millares a sus costas. Si queréis firmar aquí.