miércoles, 29 de enero de 2014

Bernanke, el guetto blanco y el Informe Intermón Oxfam

En estas últimas semanas han salido cosas de obligada lectura. En primer lugar, tenemos el libro de Ben Bernanke reflejando sus experiencias al mando de la Reserva Federal. El título harto significativo: Mis años en la Reserva Federal. Como es bien sabido Bernanke ha sido el presidente de la Reserva Federal entre 2007 y 2014. En este libro Bernanke estudia los orígenes de la Reserva Federal (1914), su política en el periodo de entreguerras y su transformación después de la II Guerra Mundial. Tal vez lo más interesante del libro comienza cuando se estudian los periodos de Paul Volcker (1979-1987), Alan Greenspan (1987-2006) y fundamentalmente la actual crisis financiera. Dos son las aportaciones principales: (i) la política monetaria no puede, por sí sola, reactivar la economía y (ii), el papel del banco central como prestamista de última instancia y los efectos que producen las inyecciones de liquidez en el sistema bancario. 

Paralelamente en la revista National Review, K. Williamson ha publicado un artículo títulado The White Ghetto (el guetto blanco). En dicho artículo se describe la situación del condado más pobre de EEUU, Owsley County, en Kentucky. La población es prácticamente blanca (98.5%), así que no pueden argumentase las típicas razones utilizadas para entender la mayor incidencia de la pobreza entre la población afroamericana (inestabilidad de la institución familiar y elevado grado de encarcelación masculina). Tampoco el crimen es superior a la media de EE UU. ¿Por qué es el condado más pobre de EEUU? Pues sencillamente porque están parados, desempleados. Williamson describe cómo actuan los ciudadanos de este lugar cuando reciben la ayuda mensual para comida. En principio, el dinero se ingresa en una tarjeta de débito. Posteriormente, la mayoría de la población usa la transferencia para comprar cajas de Pepsi, que luego se usan como moneda de cambio para obtener dinero en efectivo (muchas veces a un tipo de cambio más bajo). En otras palabras, es una economía que funciona a través de un mercado negro en botellas de Pepsi. Tristemente estamos hablando de extrema pobreza en uno de los países más ricos del mundo. Os recomiendo el artículo de Ángel Ubide, Pobreza y desigualdad sobre esta problemática.

No menos importante es el último informe de Intermón Oxfam titulado, Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica. Resulta que 85 ricos suman tanto dinero como 3.570 millones de pobres del mundo (noticia aquí). Según este informe hay grupos de presión (empresas e individuos) con gran poder económico que influyen sobre las instituciones tratando de conseguir ventajas en la elaboración de leyes y normativas legales. Entre los días 22 y 25 de este mes de enero se reunió en Davos, el Foro Económico Mundial para analizar la situación económica mundial. Más información aquí. El tiempo dirá que hemos aprendido.