miércoles, 14 de octubre de 2015

Angus Deaton. Recomendación: The great escape: health, wealth and the origins of the inequality

La Gran Evasión, 1963
El pasado 13 de octubre de 2015 Angus Deaton recibió merecidamente el Premio Nobel de Economía. Os paso unos enlaces sobre Deaton de uno de los mejores blogs de economía en español: nada es gratis. Asimismo os dejo su discurso de agradecimiento en la prensa: La amenaza de la desigualdad. Mesa redonda sobre su figura e impacto en la economía aquí. Por mi parte, reedito una entrada publicada en este mismo blog en febrero de 2014 sobre el último libro del nuevo Nobel de Economía.
***
Os recomiendo el último libro del economista Angus Deaton, titulado: The great escape: health, wealth and the origins of the inequality. A partir de las referencias a la famosa película de John Sturges (The Great Escape, 1963), Angus Deaton reflexiona sobre la evolución del desarrollo económico en la humanidad.

Tras una introducción y el primer capítulo (“The Wellbeing of the World) el libro está dividido en tres partes: (i) Life and Death (que incluye los capítulos “From Prehistory to 1945”; “Escaping Death in the Tropics”; “Health in the Modern World”); (ii) Money (con dos capítulos más: “Material Wellbeing in the United States”; y “Globalization and the Greatest Escape”); (iii) Help (con el capítulo 7, “How to Help Those Left Behind”). Finalmente termina con un postscript: “What Comes Next? En líneas generales, el libro trata de explicar cómo se construyen los indicadores que sirven para medir mide el bienestar, las relaciones entre las distintas variables y las interpretaciones que pueden hacerse a partir de dichos indicadores y/o variables.

Objetivamente, el mundo hoy en día es un lugar mejor que hace 50, 100 ó 200 años. La gente es más rica, lleva una vida más sana y suele vivir bastante más que hace 200 años. Sin embargo, la huida de la miseria de una parte importante de la población mundial ha incrementado la desigualdad entre personas y entre naciones. Y sino que pregunten a los 700 ó 800 millones (procedentes en su mayoría del África subsahariana) de personas a quienes la globalización ha olvidado. Para estos millones de personas dejar de ser pobres en las estadísticas consiste en ganar más de 2 dólares al día. Deaton explica cómo aproximadamente hace 250 años algunos lugares del mundo experimentaron un progreso sostenido, mientras otros se hicieron más pobres básicamente porque no crecieron al mismo ritmo. El autor se centra en los avances en la salud y en el aumento de la riqueza de los países. En este sentido, describe los éxitos de los antibióticos, el control de las plagas, la extensión generalizada de las vacunas y el acceso al agua potable, pero no se olvida de las hambrunas y/o catástrofes alimentarias y de la epidemia de VIH / SIDA.

Examina asimismo el caso de EEUU. Sin duda, una de las naciones más ricas del mundo y la primera potencia mundial a nivel tecnológico y político, pero que actualmente experimenta un crecimiento más lento y con un creciente aumento de la desigualdad. También reflexiona cómo el crecimiento económico de la India y China ha mejorado la vida de más de mil millones de personas. 

Finalmente Deaton argumenta que la ayuda internacional ha sido ineficaz e incluso perjudicial y apostaría por reformar los incentivos a las compañías farmacéuticas y eliminar las restricciones al comercio. Nos recuerda que cierto grado de desigualdad es necesario para generar incentivos al esfuerzo. Pero al mismo tiempo alerta de los graves riesgos que se corren si aquellas personas (países) que han logrado escapar de la pobreza impiden que otros lo hagan. ¿Cómo lo impiden? Pues generalmente influyendo en los sistemas políticos, de tal forma que las políticas redistributivas les resulten beneficiosas.

Lo dicho muy recomendable.
P.D. Gracias a Fondo de Cultura Económica tenemos una edición en español latino (México).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.fondodeculturaeconomica.com/Librerias/Detalle.aspx?ctit=001775R
"EL GRAN ESCAPE" está ya publicado en español

Fernando Ramos Palencia dijo...

Anónimo ya está rectificado en el blog. Muchas gracias.