martes, 11 de febrero de 2014

¿Cómo puedo hacerme rico? Piketty: Capital in the Twenty-First Century

Original aquí
¿Cómo puedo hacerme rico? Jugando a la lotería (primitiva y euromillones), trabajando día y noche, dedicándome a actividades criminales, siendo político, estudiando economía… Pues va a ser que no. O nacemos en una familia rica que haya acumulado suficiente riqueza o la probabilidad de que seamos ricos algún día es prácticamente inexistente.

Según el economista francés Thomas Piketty (Capital in the Twenty-First Century, 2014), cuando un país consigue de forma continuada elevadas tasas de crecimiento del PIB (debido a mejoras en la productividad y/o debido al crecimiento demográfico), los ricos de hoy tienen relativamente menos probabilidades de ser los ricos de mañana. Por el contrario, cuando el ritmo de crecimiento de la economía es pequeño y la riqueza acumulada (entendida como capital) es alta, entonces la distribución de riqueza del presente (actualidad) influye en la riqueza del futuro. En otras palabras, los herederos de las personas actualmente más ricas serán los capitalistas del futuro. Según Piketty, las economías de mercado más avanzadas -EEUU, Europa Occidental, Japón y Australia- han alcanzado esta madurez. Sus tasas de avance económico son limitadas dado que se encuentran en la frontera del progreso tecnológico y las tasas de crecimiento son estables o incluso tienden a decrecer. En opinión del autor, si no se produce ningún mecanismo redistributivo, es muy probable que esta tendencia se perpetúe a largo plazo.

Para que esto sea así, Piketty establece dos condiciones.

1. La participación del capital en la renta es igual al retorno del capital multiplicado por la ratio entre capital y PIB.

2. Tanto en la actualidad como en el futuro el retorno del capital se sitúa por encima de la tasa de crecimiento de la economía. Es decir, si el crecimiento económico es pequeño y el capital está en manos de unos pocos, aunque un individuo trabaje muy duro toda su vida, será prácticamente imposible que pueda ahorrar una riqueza significativa que compita mínimamente con la que ya poseen “los ricos en la actualidad”. ¿Por qué? La razón viene dada porque los salarios únicamente pueden crecer a un ritmo pequeño, por debajo de la tasa de crecimiento del PIB debido a que el retorno del capital supera el avance de la economía. Esto significa que la participación del capital en la renta tiende a crecer y la participación del trabajo a disminuir.

¿Es esto cierto? Veamos las puntualizaciones formuladas por Milanovic (The return of “patrimonial capitalism”: review of Thomas Piketty’s Capital in the 21st century. Journal of Economic Literature, June 2014) entre otros.

La primera matización a las tesis de Piketty se refiere a la asunción de que el retorno del capital se mantendrá en niveles altos a lo largo de los años. En principio, que la ratio entre capital y PIB vaya creciendo a lo largo del tiempo implica que el factor capital es cada vez más abundante. Si la remuneración por el capital (su retorno) se mantiene en cifras altas entra en contradicción con la clásica ley de los rendimientos decrecientes.

Otra objeción se centra en la importancia del capital humano (formación y conocimiento que adquieren los trabajadores) en las economías avanzadas. Recuérdese en este punto que los rendimientos decrecientes son menores en el capital humano que en las máquinas. Además el concepto de capital ha variado a lo largo del tiempo. Así por ejemplo, en la actualidad capital significa maquinaria, pero en el pasado incluía a la mano de obra esclava. La pregunta que subyace y que nos podemos plantear es obvia: ¿por qué no en un futuro a medio y corto plazo el capital humano constituya una forma de capital mucho más decisiva que la maquinaria de hoy en día? Si estas son las perspectivas de futuro, la clave es la igualdad de oportunidades en educación y formación. Dicho de otra forma, aquellas personas que más se esfuercen en formarse –obviando la capacidad innata- probablemente sean los ricos del futuro. Esto quiere decir sencillamente que los ricos no se “inmortalizarán” en un mundo donde el capital humano sea la principal fuente de riqueza.

Este texto está basado en el artículo de Claudia Canals, Tecnología y riqueza: ¿dos fenómenos en contra o a favor del trabajador?, donde podéis ampliar información en español. 

Os dejo asimismo el siguiente video donde Thomas Piketty explica sus ideas sobre riqueza y desigualdad a The Economist.

***
Recensiones:
Democray a Journal of Ideas: The Inequality Puzzle por Lawrence H. Summers  
New York Times: Hey, Big Thinker (más aquí y aquí)  
The New Yorker: Forces of Divergence
The Wall Street Journal: Thomas Piketty Revives Marx for the 21st Century 
The Economist: Reading "Capital": Part 4, Conclusion and recap
The Economist: Thomas Piketty's "Capital", summarised in four paragraphs
Financial Times: The nine stages of the Piketty bubble (Robert Shrimsley 30.04.14) 
Financial Times: Piketty findings undercut by errors (Chris Gilles 23.05.14)
The Guardian: Thomas Piketty is a rock-star economist -can he re-write the American dream? (más aquí)
Project Syndicate: Where is the Inequality Problem (en español El problema de la desigualdad... ¿dónde?) (K. Rogoff) 
The Baffler: What Piketty's Conservative Critics Get Wrong (Kathleen Geier)
Vox: Is Piketty's "Second Law of Capitalism" fundamental? Per Krussell, Tony Smith
El País: El capital 2.0: la desigualdad, al centro del debate (Luis Garicano) (otra recensión aquí)
El País: El pánico a Piketty (Paul Krugman) 
El País: El problema de la derecha con Piketty (J. Bradford DeLong) 
El País: La era de la desigualdad (EEUU)
Nada es gratis: El capital en el siglo XXI  
Sala-i-Martín: Piketty y "Capital en el siglo XXI"