jueves, 6 de febrero de 2014

Conspiración en Palencia: la ciudad de Palencia no existe. El turismo es el futuro de España ¡Aghgggggh!

Uno de los Cristos está en Río de Janeiro y el otro en Palencia. Más aquí
Os propongo tres preguntas:

1. ¿Conocéis a alguien que provenga o haya nacido en Palencia (Castilla y León, España?
2. ¿Habéis estado alguna vez allí?
3. ¿Conocéis a alguien que haya estado en alguna ocasión?

Si la mayoría de la gente responde negativamente a estas preguntas, no será que la ciudad de Palencia no existe. Incluso en el hipotético caso de que se contestara afirmativamente a cualquiera de las tres preguntas, probablemente obedezca a algún tipo de conspiración y desinformación orquestada por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) (por cierto, si queréis trabajar de espía tenéis el enlace aquí) para ocultar la existencia. De hecho, alguien que contestara con un sí es indudable que formaría parte de la conspiración.

¿Por qué todo esto? Por ejemplo, para reducir costes. Antes que suprimir diputaciones provinciales, ¿por qué no fusionarla con Valladolid? Dado que en España existen 8116 municipios para una población de 46 millones (aquí) y Alemania tiene prácticamente los mismos municipios con el doble de población (aquí), pues porque no fusionar municipios. Los expertos estiman una cifra de 20.000 habitantes para que un municipio sea viable y económicamente rentable (aquí y aquí). Y como Palencia no existe...

Más datos. Fijaros en las cifras de turismo (podéis consultar las cifras del INE aquí y aquí; el excel lo tenéis abajo). En 2012 y 2013 Palencia fue la provincia donde menos pernoctaciones hoteleras se produjeron y a donde menos gente viajó. Siguiendo con la conspiración, qué sabemos de Palencia. Dicen que la primera universidad española se fundó en Palencia, que existe una catedral (por cierto, la primera catedral inteligente) a la cual llaman La Bella Desconocida, una ruta Románica conocida internacionalmente... pero no tiene equipo de fútbol ni en primera, segunda, segunda b o tercera división. Este hecho es obviamente mucho más importante. Además no existen campañas tipo "Teruel existe" o viene un grupo musical y te dedica una canción (Camino Soria).




Como es bien sabido, el sector turístico es uno de los motores de la economía española ya que representa entre un 7-8 % del PIB y un 6 % del total de empleos. Es más, esto significa dos o tres veces el peso que tienen otras economías modernas (más detalles aquí). Parece que una de las bazas para la recuperación económica española (y también de la marca España) va a ser apostar por el turismo. En el año 2012 casi 60 millones de turistas internacionales visitaron España (básicamente Baleares, Canarias, Barcelona, Madrid, la costa andaluza y la costa levantina). Estos datos convirtieron a España en el segundo país en ingresos por turismo (únicamente superado por EEUU) y en el cuarto por número de visitantes extranjeros (sólo superado por Francia, EEUU y China), según la OMT. El gasto efectuado por los turistas ascendió a 55.777 millones de euros (una media de 969 euros por persona). Por su parte, los residentes en España realizaron más de 161 millones de viajes en 2012 (más información aquí).

Si la solución a todos nuestros problemas va a ser apostar por el turismo y la hostelería para convertirnos en la residencia veraniega de todos los jubilados del norte de Europa (más de 300 días de sol al año, 7.900 kilómetros de costa y 511 playas con banderas azules), por qué no cerrar universidades (para trabajar de camarero da igual). De momento, vamos por buen camino. Los resultados de España (informe aquí; página MECD aquí; comparaciones con el resto de países aquí) muestran que el rendimiento medio español está por debajo de la media y no mejora. Dando ejemplo Extremadura, Murcia y Andalucía (por cierto, la presidenta tardó diez años en terminar Derecho de ahí que vaya presumiendo sobre cómo se hacen las cosas en Andalucía). Recibir 60 euros de beca para realizar un máster también parece apropiado. Además las universidades españolas están muy lejos en los rankings de las universidades extranjeras (aquí y aquí). Nuestro personal cualificado está emigrando lentamente (más detalles aquí y aquí). Asimismo que España figure en el puesto 136 de 185 países para abrir un negocio podría venir bien a nuestro modelo futuro de crecimiento. Incluso el mantener un porcentaje de economía sumergida elevado podría venirnos bien para bajar aún más los costes laborales. En definitiva, de momento las cosas van por buen camino.