viernes, 14 de marzo de 2014

La Guerra de Crimea

The Vacant Plate. British Lion vs Rusian Bear, 1905. Original aquí.
Este domingo 16 de marzo se celebra un referéndum en la península de Crimea que decidirá si dicho territorio forma parte de Rusia o se configura como un territorio autónomo dentro de Ucrania (últimos detalles sobre este conflicto desde Londres y Nueva York aquí y aquí; desde Moscú aquí y aquí). En la prensa aparecen términos como nueva guerra fría o tambores de guerra. Lo que se recuerda menos es que hace 160 años se produjo una guerra en Crimea, producto de la rivalidad entre Rusia y Gran Bretaña (lo que Kipling denominó en su novela Kim, The Great Game). Veamos. Ucrania formó parte del Imperio Ruso desde 1654 con Alexis I (segundo zar de la dinastía Romanov) hasta 1991 con la desintegración de la Unión Soviética. Bien es cierto, que durante la revolución bolchevique se produjo un intento de separarse con luchas entre la República Popular de Ucrania (nacionalistas partidarios de la independencia) y la República Soviética de Ucrania (sobre Ucrania desde 1917 hasta la actualidad aquí; sobre la Guerra Civil y la Revolución Rusa aquí). Por su parte, Crimea formaba parte del Imperio Otomano hasta que Catalina la Grande lo conquistó en 1783. Desde entonces Sebastopol se convirtió en un lugar estratégico para la flota rusa del Mar Negro y su acceso al Mediterráneo. El 19 de febrero de 1954 el ucraniano Kruschev en nombre del Soviet Supremo cedió la península de Crimea a Ucrania.


Retrocedamos 160 años.
La Guerra de Crimea (más detalles aquí y aquí) tiene su origen en el conflicto entre monjes católicos y ortodoxos por los Santos Lugares de Jerusalén. El Imperio Otomano apoyado por GBR rechazó el ultimátum ruso que recababa el derecho de protección a los ortodoxos. En 1853 Rusia invadió los principados del Danubio y en octubre de ese mismo año, el Imperio Otomano declaró la guerra a Rusia. En septiembre de 1854 se produjo un desembarco anglo-francés en Crimea con el correspondiente asedio de Sebastopol, lugar donde se produjo la primera guerra moderna de trincheras. En 1856 se produjo el Tratado de París mediante la cual Rusia cedió la desembocadura del Danubio y Besarabia. Gran Bretaña detuvo el avance ruso hacia sus intereses geoestratégicos en el Mediterráneo y Oriente Medio. Francia recuperó cierto peso político en la Europa Continental y comenzaron (se intensificaron) las diferencias entre el Imperio Austro-Húngaro y Rusia (uno de los gérmenes que precipitaría la Primera Guerra Mundial). Asimismo se estableció un “protectorado europeo” sobre los turcos cristianos y los principados danubianos. Al mismo se definieron una serie de reglas de carácter internacional para futuras guerra marítimas. Probablemente el gran derrotado fue el Imperio Otomano (futura Turquía) ya que desde entonces pasó a depender de los intereses políticos de Francia y Gran Bretaña.

Roger Fenton. Original aquí

Acabo con tres intrahistorias muy conocidas sobre la Guerra de Crimea.

La primera hace referencia a que la Guerra de Crimea fue la primera guerra fotografiada, en otras palabras la primera guerra mediática seguida día a día gracias a la prensa (aquí y aquí). Aquí destaca el trabajo del fotógrafo inglés Roger Fenton (1819-69), probablemente el primer fotógrafo de guerra.



 
Por el Valle de la Muerte, Espuny, JotDown
La segunda historia es de tipo militar. La batalla más conocida es la Batalla de Balaclava (conocida popularmente en el cine por La Carga de la Brigada Ligera en el Valle de la Muerte, ficha aquí) que ocurrió en octubre de 1854 y supuso una estrepitosa derrota británica. ¿Por qué? Por la desconfianza, soberbia (rozando la chulería), celos y egocentrismo de tres hombres: el comandante lord Raglan, lord Lucan, al mando del 17° de Lanceros y finalmente de su cuñado lord Cardigan, que comandaba el 11° de Húsares. Muy resumidamente, lord Raglan era un veterano de Waterloo con escaso (nulo) talento para la estrategia militar. Por su parte, el arrogante lord Lucan -el segundo en el mando- odiaba profundamente (“ambos se odiaban”) a lord Cardigan, quien se comportaba de forma despótica con sus soldados. Aunque existen distintas versiones, parece ser que lord Lucan mandó cargar a lord Cardigan contra la artillería rusa. Las órdenes llegaron a través del capitán Nolan. Aparentemente lord Cardigan no tenía muy claro el ataque. El caso es que las culpas acabaron recayendo sobre el infeliz capitán Nolan, por cierto el único que falleció. La secuencia fue la siguiente: Raglan, echó las culpas a Lucan; Lucan a Nolan por transmitir mal las órdenes; y sobre Cardigan llegaron a insinuar que huyó en plena batalla (cierto es que retrocedió). Video aquí


Museo Florence Nightingale
La última historia se refiere a la figura de Florence Nightingale. La Guerra de Crimea supuso más de 500,000 muertos y en este contexto la enfermera Nightingale ayudó a desarrollar la enfermería moderna con todas las innovaciones que aprendió atendiendo a los heridos en Crimea. Años después en 1860 creó la Escuela de Enfermería en el Hospital Saint Thomas (Londres). Posteriormente sus esfuerzos inspiraron a Henri Dunant (batalla de Solferino entre el Imperio Austro-Húngaro e Italia) para crear la Cruz Roja (1863) y para que se redactasen los principios de la Convención de Ginebra (1864). Dunant fue el primer premio Nobel de la Paz en 1901.

P.D. ¿Qué pasará en Crimea? Mi opinión es que todo apunta a que volverá a formar parte de Rusia, porque siempre ha sido parte de Rusia y desea seguir siendo rusa. Ucrania se acercará a Europa, y el este de Ucrania (pro-ruso) deberá tomar una decisión sobre si quiere permanecer en Ucrania o formar un nuevo país.