domingo, 29 de junio de 2014

28 de junio de 1914: Europa se suicida en Sarajevo


Soldados arrestando a Princip. Original aquí
28 de junio de 1914. 11.00 horas. Día de San Guido. Aniversario del desastre y derrota serbia en la batalla de Kosovo en 1389. En el Campo de los Mirlos, comenzó la dominación otomana en los Balcanes que duraría casi 5 siglos. Serbia no alcanzaría su independencia (gracias al apoyo ruso en su lucha contra el Imperio Otomano) hasta el Tratado de Berlín en 1878. Este tratado prohibió taxativamente la unión de Serbia con el Principado de Montenegro. Al mismo tiempo estableció que la provincia otomana de Bosnia y Herzegovina fuese administrada por el Imperio Austrohúngaro, aunque siguiera perteneciendo a los otomanos. Finalmente Austria-Hungría se anexionó Bosnia y Herzegovina en 1908 desatando una crisis que a punto estuvo de ocasionar la Primera Guerra Mundial. Rusia y Austria-Hungría eran enemigos irreconciliables. Su rivalidad quedaba patente en los Balcanes. Mientras tanto Inglaterra solía apoyar a todo aquello que fuese en contra de Rusia... hasta que apareció Alemania como el gran rival político y económico.


Sigamos. Eran aproximadamente las once de la mañana del 28 de junio de 1914 en Sarajevo cuando el archiduque Francisco Fernando de Austria (1863-1914), heredero a la corona del Imperio Austrohúngaro, y su esposa, la condesa Sofía Chotek (1868-1914), fueron asesinados en Sarajevo, capital de Bosnia y Herzegovina. El atentado fue perpetrado por el nacionalista serbio Gavrilo Princip (1894-1918), miembro del grupo terrorista Mano Negra (más detalles sobre esta organización aquí) cuyo objetivo era la creación de un gran estado eslavo bajo la tutela de Serbia (extracto de su juicio aquí). Francisco Fernando y Sofía jamás pensaron que un día llegarían a ser los herederos del Imperio Austrohúngaro. De hecho, si su primo Rodolfo no se hubiera suicidado junto a su amante en Mayerling en 1889, Francisco Fernando no se hubiera convertido en el heredero. Incluso Sofía no pensaba asistir. Según cuenta la leyenda Gavrilo Princip se estaba comiendo un sandwich y nada hacía suponer que los herederos desfilaran nuevamente por Sarajevo tras haber sufrido un atentado fallido esa misma mañana. El caso es que el archiduque Francisco Fernando decidió continuar con su visita y Gavrilo acabó asesinando al propio archique y a su esposa Sofía. Gavrilo (tenéis un extracto del posterior juicio aquí) murió de tuberculosis y olvidado por la opinión pública en la fortaleza de Terezín en 1918 (la Primera Guerra Mundial todavía no había finalizado). Para algunos un héroe, para otros un terrorista, para otros un simple instrumento de la política internacional (aquí lo que opinan sus descendientes). Más detalles en este interesante reportaje de Informe Semanal: Sarajevo, el día que cambió el mundo. Información adicional aquí y aquí. Una excelente historia sobre las vidas paralelas de Francisco Fernando y Gavrilo aquí. Y podéis seguir el minuto a minuto del asesinato en la BBC.

Tras el atentado y asesinato de Francisco Fernando los hechos se precipitaron en 31 días. El 28 de julio de 1914, Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia. Un día después -29 de julio- Rusia movilizó su ejército en apoyo de Serbia. Alemania consideró este hecho un acto de guerra y en consecuencia declaró la guerra a Rusia el 1 de agosto. Ante esto Francia movilizó su ejército en la frontera. Alemania declaró la guerra a Francia el 3 de agosto. 37 días después del asesinato, el 4 de agosto de 1914, Gran Bretaña declaraba la guerra a Alemania. Comenzaba la Primera Guerra Mundial (conmemoración de su centenario aquí, museo aquí). Sobre estos 31 días os recomiendo el excelente libro de Barbara Tuchman, Los cañones de agosto. 31 días de 1914 que cambiaron la faz del mundo (autora galardonada en 1962 con el Premio Pulitzer de no ficción). En cualquier caso, desde 1870 (y más después de la desaparición de Bismarck) Gran Bretaña y Alemania se buscaban en busca de la hegemonía mundial y económica. Probablemente si no hubiera existido Gavrilo Princip, otro hubiera sido el desencadenante.



Con el inicio de la Primera Guerra Mundial se precipitó la revolución bolchevique, el Tratado de Versalles, el ascenso del fascismo, del nacionalsocialismo y del comunismo como ideologías totalitarias, la crisis económica en la década de 1930, la Segunda Guerra Mundial, el genocidio judío, la división de Alemania e incluso la Guerra Fría. Para algunos la Primera Guerra Mundial no fue más que el comienzo del suicidio político y económico de Europa. La caída del muro de Berlín en 1989 y la desintegración de la Unión Soviética en 1991 cerraron un ciclo político que se abrió en 1914. 

Lo que supuso la Primera Guerra Mundial, es de sobra conocido por todos. Fotograma Senderos de Gloria, 1957.