viernes, 8 de agosto de 2014

Edward Snowden, el espía que volvió al frío

El espía que surgió del frío, 1965
En la excelente película "El espía que surgió del frío" (se puede ver aquí) hay una escena con un diálogo muy significativo sobre la justificación de los servicios de espionaje occidentales durante la Guerra Fría: "Hacemos cosas desagradables, pero somos defensivos. Hacemos cosas desagradables para que la gente corriente, aquí y en otros sitios, puedan dormir seguros en sus casas por la noche. Desde luego que a veces tenemos que hacer cosas realmente malvadas, y al contrapesar asuntos morales más bien nos metemos en comparaciones indebidas, al fin y al cabo, no se pueden comparar los ideales de un bando con los métodos del otro. Hay que comparar ideales con ideales y métodos con métodos. Después de la guerra los métodos se han vuelto muy parecidos. Uno no puede ser menos inexorable que su enemigo sencillamente porque la política de su gobierno sea más benévola que la del gobierno enemigo". Me surge esta reflexión después de leer el entretenido libro de Glenn Greenwald (entrevista en rtve) sobre Edward Snowden, la NSA y las escuchas realizadas por el gobierno de EEUU: Snowden, sin un lugar donde esconderse.


E. Snowden, original aquí
¿Quién es Edward Snowden? En pocas palabras un espía y exanalista de alto nivel -especializado en vigilancia electrónica- que trabajaba para la CIA y la NSA. En mayo de 2013 abandonó EEUU tras filtrar documentos confidenciales de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA en inglés) sobre los programas secretos de espionaje del gobierno estadounidense sobre sus ciudadanos y el resto del mundo, en el periódico The Guardian. En la actualidad se ha refugiado en Rusia. Más detalles en The Guardian (en inglés: The NSA files) y en la BBC: Cómo espía EEUU según Snowden; Los amigos que espían a Estados Unidos; Lo que Snowden ha revelado hasta ahora del espionaje de EEUU

Cito algunos pasajes del libro de Greenwald realmente significativos:

[...] (Snowden me escribió la siguiente carta) Mi único objetivo es informar a la gente de lo que se hace en su nombre y lo que se hace en su contra. El gobierno de EEUU, en complicidad con estados clientes, principalmente los Cinco Ojos –Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda-, ha impuesto en el mundo un sistema de vigilancia secreta y omnipresente de la que no es posible escapar. Protegen sus sistemas internos de la supervisión de los ciudadanos mediante clasificaciones y mentiras, y se blindan contra el escándalo de eventuales filtraciones exagerando protecciones limitadas que deciden conceder a los gobernados… (p. 38)

[...] “Parece paranoia, dijo, pero el gobierno tiene capacidad para activar móviles y portátiles a distancia para convertirlos en dispositivos de escucha. Tener el teléfono o el ordenador apagados no evita nada: solo es útil quitar la batería”. (p. 25) 

[…] "La NSA tenía lo que denominaba recopilación directamente de los servidores de estos proveedores de servicios de internet en EEUU: Microsoft, Yahoo, Google, Facebook Paltalk, AOL, Skype, YouTube, Apple". (p. 35)

[…] "Uno de los ejemplos que refirió fue el intento de varios agentes de la CIA de reclutar a un banquero suizo para que les proporcionara información confidencial. Querían saber acerca de las transacciones financieras realizadas ‘por ciertas personas de interés para EEUU. Snowden describió la manera que uno de los agentes encubiertos se hizo amigo del banquero y una noche lo emborrachó y lo animó a conducir hasta su casa. Cuando la policía lo hizo parar y lo detuvo por conducir bajo la influencia de alcohol o drogas, el agente de la CIA se ofreció a ayudarle personalmente de diversas formas siempre y cuando el otro colaborase con la agencia. Al final, el esfuerzo de reclutamiento falló. Destruyeron la vida del objetivo por algo que ni siquiera funcionó, y se fueron sin más". (pp. 58-59)
Original BBC

¿Qué es la NSA? La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) es la rama militar del Pentágono y probablemente la mayor agencia de inteligencia del mundo. La NSA ha implementado un software en más de 100,000 ordenadores distribuidos por todo el mundo para espiar las comunicaciones. La NSA accede a servidores de internet, satélites, cables submarinos de fibra óptica, sistemas de telefonía nacionales y extranjeros y ordenadores personales. Sociedades como AT&T, EDS, H-P, Cisco, Qualcomm, IBM, Oracle, Verizon, Microsoft (a través de Skydrive, Skype y Outlook.com), Intel, Motorola y Qwest procuran los sistemas y el acceso de los que depende la NSA. Toda la información está gestionada por la secretísima unidad de Operaciones de Fuentes Especiales (SSO) a través del programa de vigilancia PRISM. Mediante formas de espionaje sumamente invasivas identifican a toda clase de individuos: una lista que abarca a supuestos terroristas y sospechosos, pero también líderes elegidos democráticamente de países aliados (por ejemplo, Merkel en Alemania) pasando incluso por simples ciudadanos estadounidenses o de otro país. La NSA estaba implicada por igual en el espionaje económico y diplomático y en la vigilancia arbitraria ejercida sobre poblaciones enteras (pp. 118-127). 

K.B. Alexander, original aquí
Casi toda su labor de vigilancia se lleva a cabo mediante la alianza de los Cinco Ojos. Entre 2005 y 2014, la agencia ha estado dirigida por el general Keith B. Alexander quien definitivamente la ha impulsado. Según distintas fuentes Keith Alexander exjefe de la NSA llegó a comentar (más detalles aquí): “Para buscar una aguja en un pajar, hay que olvidarse de la aguja. Lo importante es el pajar. Consigue todos los datos. Luego solo necesitas tiempo y tecnología para purgarlos. Eso es lo que pretende Alexander”. Entrevista en The New Yorker: "We're At Greater Risk". Q. & A. with General Keith Alexander

La NSA tiene 3 categorías de relaciones exteriores (pp. 152-158):

1. La alianza anglófona denominada el Grupo de los Cinco Ojos (FVEY, la alianza five eyes se remonta a 1940) compuesta por EEUU, Gran Bretaña (sobre todo el GHHQ: Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido), Canadá, Australia y Nueva Zelanda. EEUU espía con esos países pero casi nunca en ellos, a menos que se lo pidan funcionarios de dichos países. Los integrantes de los Cinco Ojos celebran reuniones anuales.

2. El siguiente nivel de cooperación se produce con países que mantienen una colaboración limitada con la NSA y a su vez son seleccionados para vigilancia agresiva no solicitada: Austria, Bélgica, Rep. Checa, Dinamarca, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Japón, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Corea del Sur, España, Suecia, Suiza y Turquía. La NSA mantiene asimismo con Israel una relación de vigilancia que en ocasiones conlleva una cooperación tan estrecha como la de los Cinco Ojos, e incluso más. Entre los datos proporcionados a los servicios de inteligencia israelíes se cuentan “transcripciones no evaluadas y no minimizadas, contenidos esenciales, facsímiles, télex, voz y metadatos del DNI”. La amplia información proporcionada a Israel por EEUU obtenía poco a cambio.

3. Por debajo de los Cinco Ojos y de los países de segundo grado como Israel, el tercer grado se compone de países que suelen ser objetivos pero nunca socios de EEUU en los programas de espionaje (sobre temas de ciberguerra aquí y aquí). Entre ellos se incluyen gobiernos considerados adversarios como China, Rusia, Irán, Venezuela y Siria; pero también otros cuya condición oscila entre aliado y neutral, como Brasil, México, Argentina, Indonesia, Kenia y Sudáfrica.

Acabo (antes de dejar la batería de mi móvil en la nevera) con una cita muy recurrida por Greenwald y que pronunció el presidente estadounidense entre 1801 y 1809, Thomas Jefferson c. 1798: “Así pues, en cuestiones de poder, no hablemos más de la fe en el hombre; atémoslo con las cadenas de la Constitución para que no haga travesuras”.