martes, 29 de noviembre de 2016

¿Por qué se produjo la crisis financiera actual? ¿Quién es el culpable de la Gran Recesión?

La locura del dólar, 1932
¿Por qué se produjo una crisis financiera global en 2007? Aparentemente su inicio estuvo vinculado a fuertes problemas en el sector inmobiliario de EEUU. En concreto, se concedieron préstamos de alto riesgo a personas que generalmente tenían un dudoso historial crediticio (o incluso jamás podrían pagar dichos préstamos). Estos préstamos recibieron el nombre de hipotecas subprime o hipotecas basura. Como es bien sabido, la gran cantidad de impagos hipotecarios en EEUU arrastró a los mercados financieros mundiales y llevó a numerosas economías a la recesión. Pero existen más preguntas. ¿Por qué concedieron tantos préstamos y de dónde salían? ¿Cómo se propagó la crisis al resto de las economías más avanzadas? ¿Existen diferencias entre la crisis de EEUU y la crisis de deuda en Europa?

Bernanke ha señalado que el déficit norteamericano aumentó a finales de la década de 1990 superando el 5.5% de su PIB en 2004. Si el ahorro interno disminuyó pero las inversiones se mantuvieron estables, esto únicamente puede significar que el déficit se financió con dinero extranjero (acumulación de ahorro en otros países). Y ahí aparece en escena China. La economía china posee una balanza comercial muy favorable con EEUU (Por cierto, qué hará en el futuro China con sus enormes reservas de dólares). De hecho, gran parte de los beneficios chinos vía exportaciones hacia EEUU no se reinvirtieron en China ni tampoco aumentó en exceso el consumo interno en China. Estos beneficios se acumularon en forma de ahorros y reservas de divisas. ¿A dónde fue este ahorro chino? Aparentemente este exceso de ahorro se canalizó hacia los mercados financieros estadounidenses. ¿Qué sucedió después? Este exceso de dinero hizo disminuir los tipos de interés y redujo los incentivos para ahorrar en los ciudadanos estadounidenses y europeos. En otras palabras, los bancos (prestamistas) empezaron a prestar dinero (concesión de hipotecas) para la compra de viviendas, de un coche nuevo o incluso de vacaciones sin importarles lo más mínimo si las personas iban a poder devolver dichos préstamos. Es más, con los mercados del préstamo saturados de dinero fácil, los prestamistas hicieron cualquier cosa por llegar a acuerdos. Paralelamente los ingenieros financieros norteamericanos (podéis consultar este glosario económico) crearon productos tales como las obligaciones de deuda garantizada (CDO), que reunían hipotecas de alto riesgo con deudas de riesgo menor en forma de bonos calificados como AAA (véase agencias de calificación), con lo que se convertían en activos de muy bajo riesgo que se demandaban en todo el mundo.

Pero sucedió lo inesperado (o tal vez no). El precio de la vivienda experimentó un boom extraordinario en gran cantidad de países (España, Irlanda, Gran Bretaña, etc.) e incluso la gente con menores ingresos (por ejemplo, albañiles, camareros, inmigrantes con empleos precarios y/o personas sin estudios, entre otros) se encontraron entre los propietarios. ¿Qué significa esto? Sencillamente que algunas de las hipotecas concedidas para financiar la construcción de viviendas -las llamadas hipotecas subprime o basura- fueron a parar a personas que claramente no podían pagarlas. Y sucedió lo inevitable debido a la codicia de unos y otros (os recomiendo esta escena de Margin Call). En 2008 la crisis de las hipotecas basura (más información aquí) puso de relieve que "demasiadas instituciones financieras" invirtieron cantidades muy superiores al valor de su capital. Lehman Brothers (video explicativo aquí) quebró en septiembre de ese mismo año (por cierto, siempre nos quedará el cine). Esta quiebra connllevó que otras instituciones financieras pudieran quebrar igualmente, de tal forma que tuvieron que ser rescatadas por los gobiernos en la mayoría de los países ricos del mundo.

Edificio Reserva Federal. Foto The Guardian
Resumiendo según Bernanke la crisis financiera se debió exclusivamente al ahorro de China y al exceso de gasto estadounidense. El expresidente de la Reserva Federal insiste en que fue el dinero chino el que "estimuló" la vorágine de crédito entre los ciudadanos norteamericanos, aunque afirma que solo una pequeña parte fue a parar a activos de alto riesgo. En 2011 declaró: "el superávit en la cuenta corriente de China sirvió casi enteramente para comprar activos en EEUU, más del 80% de los cuales eran de tesoros y agencias muy seguros". En términos similares a Bernanke, se ha expresado el historiador Ferguson (capítulo titulado Chimérica, El Triunfo del Dinero).

¿Es esta la única explicación? En el blog financiero Naked Capitalism, Yves Smith afirmó que el exceso de ahorro global es un mito, aduciendo que los ahorros globales se han mantenido casi constantes desde mediados de la década de 1980. El economista John B. Taylor ha afirmado que aunque había más ahorro fuera de EEUU, su reducción en el país significaba que no existía una brecha global entre el ahorro y la inversión. Es decir, la idea de un mundo saturado de dinero barato era falsa.

De hecho, otros economistas han señalado que los déficits por cuenta corriente de EEUU y otros países representan menos del 2% del flujo de dinero, por lo que su efecto tenía que ser marginal. Asimismo la teoría del exceso de ahorro resulta más difícil de aplicar a Europa. Alemania, por ejemplo, tenía un exceso de ahorro en los años precedentes a la crisis de 2008; la teoría implicaría que los ahorradores alemanes realizaron operaciones especulativas en Irlanda y en España en lugar de guardar su dinero en instituciones alemanas. Parece altamente improbable. De hecho, lo que hay en Europa es una crisis motivada por el exceso de deuda pública (gráfico aquí). Asimismo Bernanke ha señalado que mientras los compradores de China y Oriente Medio adquirían garantías estadounidenses con fondos procedentes del superávit comercial y la exportación de petróleo, la banca europea tomó dinero prestado para adquirirlas, de ahí que la llegada de la crisis les llegara encontró desprotegidos.

Original aquí
Hyun Song Shin ha argumentado que la inundación de dinero especulativo se debió al sistema bancario en la sombra, es decir, a la compleja variedad de entidades financieras situadas fuera del sistema bancario normal, como mercados monetarios, vehículos de inversión estructurados y fondos de cobertura de riesgo (hedge funds). Los bancos en la sombra europeos y estadounidenses buscaron con ansiedad estas garantías y las encontraron en Irlanda y España además de en EEUU. Los mercados en los que "juegan" estos bancos en la sombra están dominados por los derivados financieros: apuestas sobre hacia dónde podrían ir los mercados, basadas en complejas fórmulas matemáticas. El resultado fue espectacular: los derivados incentivaron la toma de riesgos excesivos, generándose un contexto en el cual las instituciones financieras lograron beneficios masivos si apostaban, por ejemplo, a que aumentara el impago de las garantías hipotecarias. Más detalles en Libro de la Economía (editorial Akal, 2013)