sábado, 7 de mayo de 2016

Diez cosas que hago cuando viajo en un avión ya que soy… un economista


Original aquí
Estas son las 10 cosas que suelo realizar cuando viajo en un avión (atentos):
 
1. Paso de escuchar las instrucciones de seguridad debido a que “en el largo plazo, todos estaremos muertos”.
2. Dado que los economistas somos quienes mejor predecimos el pasado, seguramente conteste que “no existe tal cosa” ante cualquier pregunta y/o comentario que surja.
3. No pienso tener una conversación larga con el pasajero-(a) que viaja a mi lado ya que mis expectativas racionales sobre dicho pasajero no son muy elevadas. ¿Por qué? Si va en el asiento de en medio, muy “listo” no es.
4. No obstante, estaría dispuesto a cambiar mi asiento en el pasillo si entró en una “subasta competitiva” con el resto del pasaje.
5. Obviamente pongo mi codo en el brazo del avión porque el espacio tiene una “mayor utilidad marginal” para mí que para el pasajero de en medio. Si es una pasajera irá leyendo 50 Sombras de Grey o escuchando música (evidentemente no serán ni Bach ni Rachmaninoff) y si es un pasajero irá roncando o leyendo las aburridas noticias deportivas. Se cumplen mis expectativas racionales sobre el pasajero de en medio.
6. En un momento dado puedo dar un codazo en las costillas al pasajero que va sentado a mi lado. No pienso disculparme. Simplemente estoy tratando de estirarme en mi asiento para obtener un mejor rendimiento intelectual.
7. Cuando abro el compartimento superior del avión se me cae en la cabeza uno de los tomos de El Capital de Karl Marx…
8. Tranquilidad absoluta. Está perfectamente previsto ya que voy a utilizar el libro como un “eficiente” reposapiés.
9. Únicamente voy relajado cuando el avión llega a los 35.000 pies debido a que en esa situación ya estamos en un contexto de “equilibrio general”.
10. Normalmente me pasó todo el vuelo escribiendo letras griegas en un cuaderno. Esto podría significar que formó parte del equipo negociador del FMI camino a Atenas. Incorrecto. Estoy resolviendo ecuaciones.
11. Probablemente haga alguna otra cosa adicional ya que creo firmemente en el “razonamiento cuantitativo”.

Esto no pasaría de una broma sino fuera porque recientemente el profesor italiano Guido Menzio (Universidad de Pennsylvania) fue interrogado por unos agentes de policía antes de que despegase su vuelo con destino a Ontario. Este interrogatorio causó un retraso en el vuelo superior a las dos horas. ¿Por qué? Resulta que antes de que despegase el avión, la mujer que iba al lado del profesor italiano pasó una nota a uno de los tripulantes de cabina. En dicha nota indicaba que sospechaba sobre los garabatos que estaba escribiendo el profesor Menzio y sobre su acento. Cuando Menzio enseñó estos garabatos todo quedó aclarado e incluso resultó cómico: los signos que no lograba identificar la pasajera no eran más que letras griegas que se correspondían con distintos sistemas de ecuaciones. Finalmente el avión despegó sin más contratiempos. La mujer responsable del vuelo embarcó en otro avión. Ignorancia, xenofobia, miedo,… en fin, sobran las palabras. La noticia fue recogida en The Washington Post, video cómico aquí. Las diez cosas que haría si fuera economista es una traducción adaptada de The Economist.